Los métodos tradicionales de la Conserva Artesana de pimientos del piquillo y del pico.

Hemos visitado la Rioja (España), para pasar un día haciendo conservas artesanas de pimientos al modo tradicional, empleando solamente productos naturales. Se ha elegido para este artículo una ciudad de La Rioja, entre El País Vasco y Castilla y León. Nos referimos a Haro, con una gran tradición en conserva artesana y el buen vino.

Habíamos oído hablar, y muchos de nosotros, habíamos probado ya este estupendo producto que la tierra nos proporciona, los pimientos de piquillo y los de pico en conserva. Ni idea de como se hacía artesanalmente este manjar. Ha sido un tanto aventurero pero finalmente mereció la pena.

Hemos seguido todo el proceso, participando con nuestras propias manos en el mismo, para poder explicar con mayor detalle como se hacen las conservas de pimientos. En primer lugar, algo tan sencillo como asar un pimiento puede entrañar una gran dificultad y el riesgo de tirar por tierra todo nuestro trabajo.

Para que el pimiento conserve todo su sabor, este, deberá ser asado en fuego de leña. La zona quemada deberá cubrirlo por completo a ser posible, sin que el pimiento llegue a romperse, ya que perdería todo su jugo y por ende su sabor. En la imagen inferior podemos ver el aspecto del pimiento tras su asado.

Algo tan sencillo como pelar un pimiento. Eso mismo pensábamos nosotros. Nada más lejos de la realidad. Se trata del segundo proceso, el pelado y limpieza del pimiento. Este se realiza con el pimiento aún caliente porque facilita la labor. El jugo interior del pimiento se depositará en un recipiente para su posterior aprovechamiento a la hora de llenar los frascos con las tiras de pimiento. Quitaremos toda la piel, el rabo y las semillas del pimiento. Usaremos un recipiente de agua limpia para mojarnos las manos de vez en cuando. Esto nos facilitara la eliminación de semillas. En ningún caso mojaremos en agua el pimiento directamente, esto le robaría sabor al pimiento. Una vez limpio el pimiento, enteros o mitades, dependiendo de la dificultad de limpieza resultan trozos de más o menos tamaño, se va depositando las tiras en un recipiente donde verteremos también el jugo obtenido del pimiento en el proceso anterior.

Pasamos ahora al siguiente proceso.

Limpieza de las posibles semillas existentes y troceado en tiras del pimiento. Este será el siguiente proceso a realizar. Las tiras deberán ser finas, como se muestra en la imagen. Tendremos también que eliminar las posibles semillas trozos de piel que puedan ir apareciendo. Una vez tengamos todo el pimiento en tiras con el jugo de este, procederemos al llenado de los frascos que previamente habremos lavado y esterilizado en agua hirviendo junto a las respectivas tapas.

Procedemos ahora al llenado de los frascos con las tiras de pimiento y un poco de jugo de estos. Para ello introduciremos algo de jugo y a continuación tiras algo apretadas y sin llegar al borde de la rosca del frasco. Si queremos que el producto tenga algo de sabor a ajo, introduciremos en el frasco, entre las tiras de pimiento, un diente crudo y pelado de ajo.

Ya hemos llenado los frascos con las tiras de pimiento y un poco de jugo de estos. El siguiente paso será el aislamiento del pimiento mediante aceite puro de oliva. Verteremos en el frasco aceite puro de oliva, de tal forma que cubra las tiras de pimiento pero sin llegar al borde del frasco. Posteriormente cerramos cada uno de los frascos con sus respectivas tapas, asegurándonos de que quedan herméticamente cerradas, sin fuga alguna.

Una vez cerrados todos los frascos, procedemos al hervido de estos. Para ello sumergiremos los frascos llenos del producto y bien cerrados, en un recipiente de agua. El agua deberá cubrir bien los frascos. A partir de que el agua empiece a hervir, deberán estar 30 minutos. Una vez transcurrido dicho tiempo será necesario apagar el fuego y dejar enfriar por completo, sin mover el recipiente ni los frascos. Cuando los frascos estén fríos, solamente nos quedará limpiarlos para su consumo o almacenamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *